¿Es Recomendable hacer Ejercicio con Gripe?

¿Puedo hacer ejercicio cuando me encuentro resfriado o con gripe?

La respuesta a esta pregunta depende de los síntomas que tengas, de que tan leves sean, y de la cantidad de ejercicio que hagas en un día normal. Como sucede habitualmente, el ejercicio puede beneficiarnos cuando se hace en su justa medida, pero puede ser negativo cuando se lo hace en exceso. Antes de ponerte las zapatillas deportivas, infórmate bien.

Si le hacemos esta pregunta a mamá, probablemente nos diga que lo mejor es quedarnos en cama hasta que estés mejor. Y si le preguntas a un amigo, te puede decir que es mejor hacer ejercicio para “sudar” el virus. ¿A quién le deberíamos creer? En cierta medida, las dos respuestas van por el camino correcto.

Es cierto que el ejercicio te puede ayudar a combatir el virus que causa el resfriado o la gripe. Aunque no al hacerte sudar, sino al fortalecer tu sistema inmunológico. Cuando haces ejercicio, tus glóbulos blancos, encargados de defender tu cuerpo de los virus y bacterias, se desplazan más fácilmente por tu torrente sanguíneo, y así combaten las infecciones más rápido. Esto no sólo te ayuda a combatir la enfermedad, sino que indirectamente te ayuda a prevenir futuras recaídas, pues mantiene tus defensas fuertes y preparadas.

Pero mamá también tiene razón cuando te dice que descanses, pues tu sistema inmunológico necesita que tu cuerpo esté descansado y libre de estrés para poder funcionar mejor.

Síntomas del Resfriado

Entonces... ¿Con qué síntomas “podemos” hacer ejercicio y con cuáles no?

Dependiendo del tipo y la fase de la enfermedad que tengamos, podemos realizar ejercicios como salir a caminar. Si tenemos dolor de cabeza, dolor de garganta e, incluso, congestión nasal, se podrán realizar algunas actividades moderadas.

Sin embargo, si presentas síntomas tales como: fiebre, congestión en el pecho, náuseas o dolores musculares, no es recomendable  realizar ningún tipo de ejercicio físico. En estos casos es mejor esperar a reiniciar los entrenamientos, una vez que la fiebre, la debilidad y el cansancio que la gripe produce hayan desaparecido completamente.

Y si soy practico Deporte... ¿Puedo entrenar con gripe?

El resfriado y la gripe han puesto en un dilema a la mayoría de los deportistas en algún momento de su vida. ¿Es recomendable entrenar con gripe, o es mejor no hacerlo? 

Hay situaciones en las que hacer ejercicio puede ser beneficioso para este tipo de procesos víricos.
Sin embargo, la pauta médica establece un límite claro a partir del cual, el deporte puede ser contraproducente para nosotros.

¿Y Cuál es ese Límite?
El Límite se marca cuando se tienen síntomas propios de un proceso gripal como el dolor muscular y de pecho, el dolor propio de las anginas y, por supuesto, en caso de fiebre alta.

¿Qué Ejercicios podemos realizar si estamos Agripados o Resfriados?

Para alguien que practica deporte a menudo, la idea de permanecer en cama “descansando” por una gripe puede convertirse en una verdadera pesadilla, y es cierto que existen circunstancias en la que un entrenamiento con cabeza puede incluso favorecer la recuperación de un proceso gripal o enfriamiento.

Está demostrado que el ejercicio ayuda a combatir las enfermedades. El hacer deporte provoca un aumento de las células del sistema inmunitario que circulan por el cuerpo y que pueden atacar a los invasores del exterior. Aunque estos niveles disminuyen en unas pocas horas, es probable que cada sesión de entrenamiento proporcione un impulso al cuerpo humano para combatir infecciones.

En casos de gran debilidad del cuerpo, el Ejercicio más recomendable es un movimiento de cabeza suave, es decir, mover la cabeza en círculos lenta y suavemente por unos segundos (de 10 a 30seg).  
También puedes caminar un poco por casa, salir a trotar con poca intensidad y por poco tiempo.

Nota: Las sesiones de ejercicio suave te ayudan a mantener la forma y no deben empeorar el estado de tu enfermedad. En el lado opuesto, están las tareas deportivas no recomendables, como ejercicios de pesas de alta intensidad en el gimnasio, o series de bicicleta, carrera o actividades dirigidas con alta deuda de oxígeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *